Juan Manuel Garcia de Quiros Pérez

Juan Manuel Garcia de Quiros Pérez

Aficionado taurino

06 Octubre 2023

El hombre propone y Dios dispone.

 

Por esas cosas que solo Dios sabe cómo y por qué, después de mucho luchar, pedir, pelear y casi mendigar por una entrada para ver a Morante en la Maestranza tiré la toalla y me di por vencido. Todo fue anunciar el maestro de La Puebla que reaparecía en Sevilla y el papel se agotó en menos que canta el gallo.


Ya solo me quedaba ver la corrida por ese canal que hasta el nombre lo tiene feo, "one toro", no había otra, pero Dios sabe lo que se hace.
Fue al despertar y leer un mensaje en el móvil, "no hagas planes para hoy que lo mismo ves a tu torero en Sevilla", os aseguro que tuve que releer dos veces el wapp.


Allí nos encajamos en la tierra de María Santísima a ver si teníamos suerte, después de un paseo por la ciudad más bonita del mundo y no sin antes ponernos hasta la mismísima colcha, solo nos faltó comernos una olla de berza con todos sus sabios como el niño del chiste de Paco Gandía, para después flagelarnos con un par de copas, me vi sentado en un visto y no visto en un sitio privilegiado en la Real Maestranza de Caballería, en la pequeña azotea de toriles.
La corrida en sí como buena de expectación fue infumable y un tostonazo con algunos detalles de toreo caro de Pablo Aguado y poco más, aparte del espantoso traje que estrenó el torero cigarrero y el pésimo estado de forma de Manzanares.


Pero lo que yo viví y aprendí en esa azotea de toriles ese bendito viernes no está pagado ni con todo el oro del mundo, fue algo impagable asistir a la corrida, escuchar, aprender y ver la corrida con los ojos de tres personas mayores, con sus canas y sus arrugas fue la mejor lección de torería que he aprendido en una plaza de toros. Yo me mantuve en silencio prácticamente en toda la corrida, a mí me enseñaron de niño que cuando la sabiduría y la experiencia hablan lo mejor que hay que hacer es callarse, escuchar y aprender.


Jamás olvidaré lo que fui capaz de entender al lado de esos tres maestros, sí, tres maestros, uno Manuel Artero, durante muchísimos años torilero de La Maestranza, otro nuestro Paco Camacho, el que fue durante tantos años maestro de toriles y padre de Almudena, la actual maestra de toriles de la Plaza Real y el tercero en discordia José María Susoni, torero de alternativa que la tomó en La Maestranza con una de Prieto de la Cal, "casi ná", me hubiese llevado tres tardes solo escuchando, cuenta sapiencia y sabiduría juntas.


Una tarde inolvidable la vivida en el coso del Arenal del Baratillo, a los pies de la Piedad y de la Caridad.
Bien lo dice el sabio refranero español, las cosas que mejor salen son las que no esperas.


Gracias maestros.

 

J.M.Quirós.
 

 




Últimas Opiniones

Balance San Isidro 2024 (10 Junio 2024)
Jose Luis González. (08 Junio 2024)
¿Donde estas, Las Ventas? (05 Junio 2024)
Pobre San Isidro. (03 Junio 2024)
Viva el pasodoble (28 Mayo 2024)
Toros en El Puerto. (21 Mayo 2024)
Pero los toros no interesan. (19 Mayo 2024)
Aquellas broncas. (12 Mayo 2024)
Sombras y luces en La Maestranza. (23 Abril 2024)
¡Que dos toreros tiene Sevilla! (16 Abril 2024)


Subir