Juan Manuel Garcia de Quiros Pérez

Juan Manuel Garcia de Quiros Pérez

Aficionado taurino

05 Diciembre 2022

"Los Camachos" del Puerto

Si hay algo que me encanta de mi tierra es como somos capaces de salvaguardar nuestras tradiciones, ponerlas en valor. Hoy quiero hacer hincapié en esos legados que nuestros antepasados fueron dejando en manos de sus herederos para que nunca se perdieran esas tradiciones. Tradiciones que fueron pasando de abuelos a hijos, de hijos a nietos y así sucesivamente. Tradiciones que en dos mundos tan iguales, y a la vez tan diferentes, como son las cofradías y el toro se siguen custodiando con el paso del tiempo, ahora me viene al recuerdo una saga de capataces que en Sevilla llevan más de un siglo mandando los pasos de la cofradía trianera de La O, los Arizas, que a día de hoy van por la quinta generación y si hay algo que me llena de envidia, no sé si sana o no, es como cuidan en Sevilla esas herencias que pasan de generación en generación y como cuidan y ponen en alza esas cosas.

 

Por cierto la familia Ariza tiene una calle dedicada junto a la Parroquia de la O. Y dirán ustedes, ¿a que viene esta introducción tan cofrade en un artículo taurino?, pues muy sencillo, en esta semana quiero dedicar este artículo a una familia que lleva más de un siglo comandando todo lo relacionado con los Toriles de nuestra Plaza Real, "Los Camachos". Creo que es justo hacerle un pequeño reconocimiento a modo de palabras a esa familia que tal vez si hubiese nacido en Sevilla en vez de en El Puerto, quizás tuviese una calle o una plazoleta rotulada con su nombre, "Los Camachos".

 

Yo que siempre he tenido dos ilusiones en el mundo del toro, una de ellas era haber podido sacar a hombros a algún torero por la Puerta grande de la Plaza Real, ilusión no cumplida evidentemente, la otra era una ilusión de aquellos ya muy lejanos años en los cuales cada vez que veía el camión de los toros en los alrededores de la plaza, ya estaba yo pendiente de la hora del desencajonamiento, que para eso vivía yo tan cerca de la plaza de toros, por más seña en la torerísima Calle del Natural, casi "ná", la hora en que veía al camión encajado en la puerta de los desencajonamientos, allí estaba yo para ver salir a los toros en la mínima distancia que había entre el camión y la manga que lleva a los chiqueros, la perspectiva era mínima, un segundo, tal vez dos, pero yo era en esos momentos el niño más feliz del mundo, solo por ver a los toros a esa escasa distancia.

 

 

Esta otra ilusión sí que la cumplí, gracias a varios amigos, que sabían de mi anhelo en ver un desencajonamiento desde dentro, me invitaron a estar en los corrales, desde entonces he ido unas cuantas veces. Cada vez que voy de nuevo, siempre aprendo y veo algo que me hace ver la grandeza de este mundo, y si hay algo que admiro es el respeto que se tiene al toro y todo lo que ello conlleva y como el Maestro de chiqueros y todo su equipo controlan absolutamente todo para que el toro se sienta, dentro de lo que cabe, en un hábitat de lo más normal para su salida a la plaza. 

                              z

 

Hoy quiero dedicar mi artículo quincenal a la familia Camacho que tras cien años siguen comandando todo lo relacionado con los Toriles, desde que allá por los años 20 el bisabuelo de la actual torilera Almudena, Francisco Camacho Delgado, se hizo cargo de esa labor, después fue su abuelo Bernardo Camacho Sánchez y a continuación su padre Paco Camacho Gravan cogió el testigo hasta que este año ha sido la misma Almudena la que ejerce de Maestra de Chiqueros.


Cuatro generaciones, se dice bien pronto, un siglo de Camachos en la Plaza Real, un siglo en el cual habrá ocurrido de todo en esos chiqueros, momentos bonitos, algunos no tanto, otros difíciles y otros complicados de olvidar.

Desde aquí quiero quitarme el sombrero y agradecer tantos años de dedicación y de cariño al toro y a la fiesta.

 

En el patio de arrastre hay un azulejo que agradece a la familia Camacho todos los años que llevan al pie del cañón, un bonito detalle, pero a mí me parece escaso para más de cien años luchando por nuestra plaza, reseñe antes a la familia Ariza de Sevilla por lo que es capaz de hacer Sevilla por sus tradiciones, ya que nos fijamos tanto en lo que ocurre a la orilla del Guadalquivir ya podríamos copiar algo de ellos.

 

¿Y por qué no ponerle "Los Camachos" de nombre a la rotonda que está en la Barriada de los Toreros, justo enfrente de lo que siempre fue el Eco?.

Rotonda "Los Camachos".


Posdata
Antes de ponerle punto y final a este artículo me gustaría agradecer a Almudena su disposición y su ayuda para que esté artículo salga a la luz.
Gracias Almudena.

 

Juan M. Quiros

 




Últimas Opiniones

"Los Camachos" del Puerto (05 Diciembre 2022)
Hay gente "pa to". (22 Noviembre 2022)
Morante, genio y leyenda. (07 Noviembre 2022)
De valores y otras cosas (25 Octubre 2022)
El Puerto y sus cosas. (10 Octubre 2022)
Soñé despierto. (26 Septiembre 2022)
El toro (14 Septiembre 2022)
Para gustos, los colores. (05 Septiembre 2022)
De El Puerto a Sanlúcar (23 Agosto 2022)
LO QUE QUEDA EN LAS RETINAS Y EN LA MEMORIA. (21 Agosto 2022)


Subir