Toros Notables

Entrega número 34 - Azucarillo...Azuquero

421) Azucarillo:

El domingo (28-01-1973), se lidiaron en la plaza México dos toros bravísimos: Azucarillo y Huapango, de la vacada zacatecana de Arroyo Hondo, de don José Julián Llaguno, que dejaron gratos recuerdos en los aficionados, ya que en la corrida dijo adiós a los públicos el valiente torero de Tetela de Ocampo (Puebla, México), Joselito Huerta, siendo Huapango el de su despedida, al que le cortó las orejas y el rabo, alternando esa tarde con Manolo Martínez, que también rayó a gran altura con Azucarillo, al que desorejó.

422) Azucena:

Al novillo de la vacada de don Julio Jiménez Martín, llamado Azucena, que fue lidiado el (16-08-1994) en la Plaza de Toros de Llodio, en festejo promocional, el Club Taurino Mazzantini, organizador de la Feria, le distinguió con el III Trofeo Ricardo Bilbao, por haber sido el más bravo de la misma.

423.1) Azuceno:

El (13-04-1884), recibió su alternativa en la plaza de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla el diestro Luis Mazzantini, con el toro Costurero -¿o Azuceno?, cedido por Salvador Sánchez (Frascuelo), y el segundo: Zapatero. Ambos astados fueron de la ganadería española de don José Antonio Adalid. Luis Mazzantini volvió días antes de lograr grandes triunfos en Montevideo y, al regresar a España tomó la alternativa en la Real Maestranza de Sevilla, lidiándose los toros en medio de constante lluvia. Al de la alternativa, ya citado, entrepelado en cárdeno, lo mató de un volapié hasta la mano que le valió una gran ovación; al segundo, Zapatero, negro zaino, le despachó de un metisaca por lo alto, y al tercero, Azuceno, cárdeno salpicado, tras de haberlo banderilleado en unión de Frascuelo, lo hizo acostarse mediante uno de sus magistrales volapiés. Ese día (13-04-1884), vuelto a España desde Montevideo, donde acompañó y trabajó con Luis Mazzantini, obtuvo José Bayard y Cortés (Badila) en la Real Maestranza de Sevilla una de las ovaciones más clamorosas que escuchó en su vida al picar a Azuceno, sexto de la corrida, con el que tomó la alternativa ese día en la Real Maestranza, Luis Mazzantini.

424.2) Azuceno:

El toro castaño, bragado -antiguamente se les decía abragado: «Luego le dice: abragado, él es de famosa casta...» (Lope de Vega, «Los Vargas de Castilla»), bautizado con el nombre de Azuceno, corrido en Bilbao el (27-05-1928), aguantó siete varas, llegando con gran codicia a la muerte, proporcionándole a Rafael el Gallo un señalado triunfo.

425.3) Azuceno:

El toro de pelaje castaño aldinegro, llamado Azuceno, herrado con el número 70, perteneciente a la ganadería de doña María Montalvo, fue corrido el (13-09-1953) en la Plaza de Toros de Uriel (Valencia). Se le dio una vuelta al ruedo antes de pasar al inevitable desolladero. Procedencia: Es la parte que al dividirse la ganadería de los Herederos de don Vicente Martínez correspondió a don Pedro Fernández Martínez, que la vendió a don Antonio Pérez Tabernero, poniéndola éste a nombre de su esposa. Tiene el mismo origen de la de don Julián Fernández. La ganadería de doña María Montalvo, esposa de don Antonio Pérez Tabernero Sanchón es la parte que al dividirse la ganadería de los Herederos de don Vicente Martínez correspondió a don Pedro Fernández Martínez, que la vendió a don Antonio Pérez Tabernero, poniéndola éste a nombre de su esposa, doña María. Tiene el mismo origen de la de don Julián Fernández. Propietaria: Doña María Montalvo. Divisa: Amarilla y azul. Señal: Despuntado en las dos orejas. Ubicación: Salamanca.

426.4) Azuceno:

En la plaza del Nuevo Circo de Caracas (Venezuela), fue lidiado en el mes de noviembre de 1970, Azuceno, de Soltepec, de Reyes Huertas, para el que se pidió unánimemente el indulto, siendo lidiado y deso-rejado por Curro Girón, y fue considerado por el torero de la tierra como uno de los más bravos que le había salido al ruedo.

427.5) Azuceno:

El (23-09-1993), confirmó su alternativa el diestro mexicano Rafael Ortega, en la “Plaza México”, siendo su padrino Alberto Galindo (El Geno) y de testigo José Luis Herros, con Azuceno, de la ganadería de don Mariano Ramírez.

428) Azulado.

Astado de la ganadería española de don Juan Manuel Sánchez, llamado Azulado. Fue el primero que se corrió en la plaza de Avilés (Asturias, España), la tarde de su inauguración oficial, que tuvo lugar el día (27-08-1905), en una de las tradicionales corridas veraniegas de aquella industriosa ciudad norteña.

429.1) Azulejo:

El toro de la ganadería española de Romero Balmaseda, de nombre Azulejo, fue jugado en la plaza de El Puerto de Santa María (Cádiz), el (24-06-1857); tomó 23 varas y mató nueve caballos. Fue tal vez, mientras no se descubra lo contrario, fue el primer astado indultado en dicho coso.

430.2) Azulejo:

Toro negro chorreado, llamado Azulejo, de la ganadería de don Fernando Parladé. Le adquirió don Eloy Lamamié de Clairac para semental, y, de él lo adquirió don Antonio Pérez- Tabernero II Sanchón, de San Fernando, quien al adquirir vacas de hierro de Parladé, de los señores Gamero Cívico, cuya ganadería compró, consiguió tener raza pura de Ibarra. Debe considerase, pues, como uno de los sillares de la notable ganadería de don Antonio Pérez.

Él heredó de su padre la ganadería que formara con vacas del duque de Veragua XIV y toros de Miura, y con una singular y genial visión de futuro, eliminó lo heredado y, en 1911, formó su propia ganadería con la completa de Gama, que trajo de Portugal, pura de Muruve. Con estas reses debutó como ganadero en Alicante el (07-07-1911), siendo Manuel Mejías (el Padre Negro) el diestro que lidiara su primer toro, de nombre Marqués, cuya cabeza se conserva en San Fernando. Más tarde, en 1916, una mañana en el Novelty le compró el toro, llamado Azulejo, del hierro de Parladé, a su amigo Eloy o Rafael Clairac; y no contento todavía, en 1919 adquirió la ganadería de Gamero Cívico, que al poco tiempo traspasó a su compadre Andrés López Chaves, reservándose 80 vacas del hierro del marqués de Tamarón. Ya había, pues, juntado don Antonio en San Fernando todas las ramas de Muruve-Ibarra-Parladé, y con la base, con la madre buena, le infundió su sello personal, les imprimió a sus toros su carácter y creó un tipo o una raza nueva. “Inventó”, en definitiva, los “apés”, como se les llamaba a sus toros por llevar el mítico hierro con las siglas AP.

431.3) Azulejo:

Confirmó su alternativa en la plaza México, el diestro mexicano Federico Pizarro, el 25 de diciembre de 1994, con Azulejo, número 150, con 475 kilos de peso vivo, de la ganadería mexicana de don Javier Garfias, a manos de Gutiérrez Moya (El Niño de la Capea) y de testigo su colega Jorge Gutiérrez. El (27-11-1993), recibió la alternativa con los mismos alternantes, en la plaza de Juriquilla (Querétaro, México), con el toro Cazador, de la ganadería mexicana de don Fernando de la Mora

432) Azulito:

Este toro, que llevó el nombre de Azulito, merece ocupar un lugar en la presente publicación, ya que su sangre es posible que haya circulado a lo largo de casi dos siglos. Esta es su historia: Don Manuel García-Aleas fundó la ganadería hacia el año 1780 con reses compradas a los señores Perdiguero, vecinos de Alcobendas (Madrid), y otras de acreditadas castas de la región de Colmenar. Poco después la aumentó con 60 vacas de don Juan Crisóstomo Martínez, y más tarde, hacia 1810, tras una selección de la vacada que poseía, echó a las mismas un toro de la ganadería de el Barbero de Utrera, procedente de la del conde de Vistahermosa, llamado Azulito. En 1840 cruzó nuevamente con toros de don Diego Muñoz y Pereiro, de casta Jijona, con tan excelentes resultados que volvió otra vez a cruzar con un semental de adquirió a don Manuel Gaviria, procedente aquél de la misma casta de Jijón. Al fallecimiento de don Manuel García-Aleas la heredaron don Manuel García Puentes y López y su esposa, y al morir ésta pasó a su marido y a su hijo don Francisco García-Aleas Gómez una parte, y la otra a sus hijas doña Carmen, doña Antonia y doña Manuela García-Aleas Gómez, manteniéndose la sangre de Azulito hasta nuestros días, pues solamente se ha mantenido pura la casta de Vista-hermosa merced a continuados cruces con sementales de don Graciliano Pérez Tabernero.

433.1) Azuquero:

El (02-05-1914) en la Monumental plaza de Madrid, el ya famoso diestro sevillano, José Gómez Ortega (Joselito) ejecutó su «kirikiri» a Azuquero, al que cortó la oreja, con su habitual maestría y dominio de las reses, sin modificar ni la figura, según aparece en la fotografía de la página 224, de la interesantísima publicación «Sevilla en tiempos de Joselito y Belmonte», del periodista, escritor y erudito don Nicolás Salas, impresa por la Editorial Castillejos, en su tercera edición, el año 2000.


Subir