Toros Notables

Entrega Número 65 (Calcetero...Calceto)

44.1 Calcetero:

El (13-06-1880), se lidiaron en la plaza de Madrid toros de dos ganaderías, la de López Navarro, con los astados: Calcetero y Mirandillo, a los que toreó y mató bizarramente Francisco Arjona Reyes (Currito), hijo de Cúchares, escuchando esa tarde grandes ovaciones en las faenas que hizo a los citados toros -y tuvo varias tardes más brillantes aquel año, así como el (06-06-1880), con Galguito, de la ganadería del duque de Veragua, fue matado de un volapié superior y en 1881, en que sobresalió la faena que llevó a cabo con Presidiario, de González Nandín, el (19-04-1881)- y la ganadería del marqués de Salvatierra, Vizcaíno, que aguantó con bravura seis varas por cinco caídas, y en la séptima arremetió impetuosamente a Manuel Martínez (Agujetas), que, clavando en todo lo alto, castigó de tal manera, que Vizcaíno hubo de ser apuntillado.

45.2 Calcetero I:

Rafael Molina (Lagartijo), Salvador Sánchez Povedano (Frascuelo), Francisco Arjona Reyes (Currito) y Fernando Gómez (Gallo), actuaron el (08-06-1884). El toro de la ganadería española del duque de Veragua XIV, llamado Calcetero I, colorado, ojinegro (*), bragao, de muchas libras, lidiado en tercer lugar en la corrida de Beneficencia celebrada en Madrid el citado día, se mostró bravo y de mucho poder en el primer tercio. Tomó 11 varas y mató tres caballos. Al recortarle el Gallo a la salida de una caída de Cirilo Martin, tomó viaje tras él, y al saltar el Gallo la barrera frente al tendido 6 le alcanzó Calcetero, causándole una herida de importancia en la región genital. Le banderillearon muy bien Pablo Herráiz y Regaterín; Frascuelo le hizo una gran faena y le mató de un pinchazo y una estocada recibiendo, siendo ovacionado.

En cuanto a la labor de Salvador Sánchez Povedano (Frascuelo), que volvió a torear en Madrid el citado, en corrida asimismo de Beneficencia. Para don José María de Cossío, “resulta pintoresco que Peña y Goñi, en su multicitado libro, silencie esta nueva reaparición de Frascuelo en Madrid. Tuvo caracteres de la más absoluta vulgaridad.” El citado cronista la describió en La Lidia: “Salvador, fresco y valiente como siempre, lo mismo pasando que hiriendo. Tuvo la desgracia de toma huesos cuando recibió, y que de las estocadas no resultasen tan derechas y hondas como acostumbraba… En las banderillas estuvo desgraciado; en la brega y quites muy comedido y dejando a los demás que se llevaran las palmas.” Don José María de Cossío comenta al respecto que, “aunque nada dicen sus cronistas, pienso que este fracaso (todo lo que no fuera un triunfo ruidoso en aquellas circunstancia debió ser para el espada granadino un fracaso) fue decisivo para que volviera a la plaza de Madrid.” Su gran triunfo de la de Beneficencia de 1882 no le hizo cejar en su resolución de no pisar el suelo madrileño, a pesar de las múltiples peticiones clamorosas de la afición. La pasad indiferencia le hizo sin duda reaccionar y volver a la Corte con la determinación y el coraje de que fue muestra la temporada de 1885. En octubre de 1884 se firmó el contrato. Frascuelo. Frascuelo había de recibir 16.500 reales por corrida, y 1.000 duros, como gratificación, al final de la temporada.

(*) Ojinegro. Denominación aplicada a los colores en arcadas orbitarias, de las que existen tres: Ojinegro, con los bordes negros u oscuros; Ojalado, cuando el cerco orbitario es más claro; y Ojo de perdiz, con el cerco rojo.

46.3 Calcetero II.

Luis Mazzantini lidió el toro del duque de Veragua XIV, llamado Calcetero, lidiado en San Sebastián el (16-08-1896), hizo una gran pelea en el primer tercio, matando cinco caballos, y, llegando bravo y noble a la muerte, dio ocasión a Luis Mazzantini a que le dedicaran una gran ovación. Un año antes, el crítico taurino don Antonio Peña y Goñi (Don Cándido), nos señala un toro, que llevó el mismo nombre, del que nos dice: «Calcetero..., como consecuencia de su inquina contra la obra muerta, sacó desmochado el cuerno izquierdo y astillado el derecho.» (La Lidia, 1895). Desmochar es como «quitar, cortar o desgajar la parte superior de una cosa dejándola mocha, aplicándose en el toreo a las astas del toro a que se quita el pitón, y se usa principalmente el participio como equivalente a mogón.» El (24-08-1896) sufrió el diestro Luis Mazzantini una cogida en Bilbao, ocasionada por un toro del duque de Veragua, que le produjo una gran herida en el muslo izquierdo que le tuvo bastante tiempo sin torear.

47.4 Calcetero:

En la temporada grande de 1970 de la plaza México, la ganadería mexicana de Xajay, propiedad del extinto don José Juan Sordo Madaleno, volvió a presentarse y del encierro, tres de sus novillos fueron de bandera; el primero, Mexicano, repitiendo el ganadero su triunfo de la temporada anterior, ya que el citado astado, que le tocó en suerte a Raúl Capetillo, fue magnífico y mereció ser ovacionado en el arrastre; el segundo, Calce-tero, tan bueno como su hermano, le correspondió a Fidel Vega, siendo igualmente ovacionado en su corto y póstumo viaje por la arena; y el tercero, Fandanguillo, fue tan bravo como alegre a carta cabal, pesando la novillada un promedio de 440 kilos, caracterizándose los novillos por su exquisita estampa, poder y trapío, siendo cinco de ellos ovacionados en el arrastre.

48.5 Calcetero:

El (29-04-1996), el astado que lució la prestigiosa divisa de los señores Herederos de doña María Luisa Domínguez Pérez de Vargas, de nombre Calcetero, lidiado en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, fue herrado con el número 48, era de pelo negro y pesó 497 kilos de p. v. Lo lidió, en cuarto lugar, el diestro Manuel Ruiz (Manili). Por sus extraordinarias virtudes de toro bravo y noble fue reconocido como el mejor de la famosa Feria por los jurados de los trofeos de la propia Real Maestranza y la Peña Taurina El Toro.

49.1 Calceto:

El (04-11-1877), el novillo llamado Calceto, de la ganadería de la señora viuda de Manjón, fue banderilleado admirablemente por Rafael Ardura y Leandro Guerra. En esa corrida alternaron Gabriel López (Mateíto), Francisco Sánchez y Gregorio Alonso (El Toledano). Calceto fue el cuarto toro de la tarde, siendo estoqueado por Gabriel López.

50.2 Calceto:

Rafael Molina (Lagartijo), Salvador Sánchez Povedano (Frascuelo) y Manuel Hermosilla alternaron en Madrid el día (09-06-1878) en la sexta corrida de abono, lidiando 6ganado de tres ganaderías: Un toro de don Ildefonso Núñez de Prado, dos de don Antonio I Miura y tres de don Rafael Laffite. Lagartijo llevaba un terno corinto con oro; Frascuelo uno morado y oro, y Hermosilla también de morado adornado con oro. Nuevamente reproducimos le crónica de la corrida de D. Éxito:

-De don Ildefonso Núñez de Parado fue el primero, de nombre Yegüero, cárdeno, bragado, corniabierto, bravo, voluntario y de gran poder.

-De don Antonio I Mira fue el lidiado en segundo lugar, de nombre Calceto, de pelaje retinto oscuro, corniapretado y de muchas libras.

-De don Rafael Laffite fue el tercero, para Hermosilla, de nombre Berengeno, de capa negra, cuernos blancos y de pies bastante ligeros, salió del chiquero buscando alfileres. Hermosilla le brindó a la Presidencia, primero; fuese al bicho después, y cuentan que le dijo al toro con la mayor cortesía: “¿Me hará usted, Berengeno, la fineza / de alzar un poquito la cabeza?” A lo que parece que el astado contestó: “Don Manuel, la verdad corriente y llana: / La llevo así, porque me da la gana.” Y en efecto no la levantó; poniéndole a Don Manuel en una de aprietos y sustos, que apenas son para referirlos.”

-De Miura fue el cuarto, de nombre Avellano, de pelaje negro, bragado, corniapretado, de gallarda estampa.

-De Laffite fue el quinto, de nombre Madroño, de pelaje colorado listón, de muchos pies.

-Y el último, de Laffite, de nombre Choricero, de pelaje negro, tomó cinco puyazos, saltó la barrera y lo remató Hermosilla de tres estocadas y un pinchazo.

Calceto:

El (19-06-1881), fecha en que treinta y tres años contaba José Sánchez del Campo (Cara-Ancha), lo que sería en el año 1881, cuando en una de sus manifestaciones dijo: «El toro con el que ejecuté por vez primera con éxito la suerte de matar recibiendo con Calceto, colorado, ojinegro y bien puesto. La faena que realicé ante aquel bravo animal, el citado día, resonó y se comentó largo tiempo por toda España. Por provincias llevó a cabo una campaña magnífica, y la segunda temporada de aquel año en la plaza madrileña la agotó Cara-Ancha de triunfo en triunfo.
 


Subir