Luis Rivas Asencio

Luis Rivas Asencio

Cronista taurino de diversos medios

24 Agosto 2017

El abono de El Puerto al alza aunque con matices

Cuatro corridas de toros y cuatro salidas a hombros por la Puerta grande por derecho, aunque Antonio Ferrera renunciara a ese honor prefiriendo salir a pie por la cuadrilla, ya que consideró que sustituía a un compañero de baja por lesión. Un gesto que le honra a este torero pacense, considerado uno de los máximos triunfadores de El Puerto. Cuatro toreros de culto, Morante, Finito y Ferrera, con desigual suerte, y Manzanares anunciado en doble actuación, no compareció por estar en un proceso post-operatorio.

Buen nivel de público en tres corridas. Mas de tres cuartos de aforo el domingo 6 de agosto. Tres cuartos el día de la despedida de Morante, dos tercios, la vuelta de Ferrera con Padilla y el triunfo de Roca Rey y un cuarto de aforo la tarde de la salida a hombros de López Simón. La novillada con picadores de Yerbabuena donde el único que cortó oreja fue el linense Miguel Angel Pacheco, y el portuense Daniel Crespo, dejó buen sabor con el capote, aunque no tuvo opción con la muleta, registró un cuarto de plaza.

Una merecida vuelta al ruedo a Dulzarrón , un gran toro de Santiago Domecq, el primero de los lidiados de ese hierro por El Juli, cuajando una faena completa fundamentada por el pitón derecho, aprovechado la calidad de un toro, que siempre humilló, entregándose, noble y buen son. Los tres toros de Santiago Domecq que lidió el torero madrileño, tras seis años de ausencia del ruedo portuense, tuvieron movilidad y nobleza. El Juli asentado, se sintió, poderoso, dominador, enciclopédico, en una actuación arrolladora, firmó una tarde para la memoria y un discutido rabo para los exigentes aficionados que desgraciadamente quedan pocos.
Esa tarde pasó igualmente a la historia, cuando Morante horas después, daba a conocer su adiós, “por tiempo indefinido”. La primera tarde con los Cuvillos dejó pinceladas. Mejor con el cuarto donde estuvo mas lucido dejando el sabor de su torería añeja en una faena ligada y templada, que no tuvo refrendo con la espada. Se esperaba con verdadera expectación el mano a mano con el Juli. Resultó áspero el primero, no se confió con el segundo, tampoco el tercero del trío de Cuvillo , con el que abrevió, pesándose a la hora de matar. Bronca, reflexión y después su renuncia seguir temporada.

Antonio Ferrera ha vuelto a demostrar en El Puerto, su indiscutible personalidad. Atraviesa una temporada dulce, por su sabiduría, clasicismo, tenacidad y pureza. No le importaron los dos avisos que le tocaron, sin entrar a matar. Estaba disfrutando de su toreo y comunión con los tendidos. Ve toro en cualquier terreno. Sabe dibujar con capa y muleta, momentos de singular belleza, por su toreo largo, templado y relajado. Otro de los triunfadores a ley .Cortó tres orejas.

La presentación Roca Rey tuvo eco en la Plaza Real. Se queda quieto como un palo. Fiel a sus principios y a un valor a prueba de bombas, el toreo de cercanías enardece a las masas. Cuajó series sobre ambos pitones con quietud, dominio y valor. Se tiró por derecho al matar a su segundo, arrancan do la oreja. Volvía López Simón , repitiendo su salida por la Puerta grande. El madrileño goza de buen ambiente en El Puerto, aprovechando las buenas embestidas de su segundo para templar con gusto . Hubo disposición y quietud en su labor, a media altura casi siempre, ante la evidente faltas de fuerzas del de La Palmosilla. El arrimón final tuvo dosis de emoción. Una oreja a cada oro obtuvo un pasaporte para la Puerta grande.

Juan José Padilla, que obtuvo una oreja de su segundo de Juan Pedro Domecq y una petición en que abrió plaza, salió con las mismas ganas de siempre. El jerezano tiró de oficio en banderillas, en uno de ellos al clavar en falso estuvo a punto de sufrir un serio percance, evitado gracias al quite oportuno de su banderillero el sanluqueño Mambrú
Entró por la vía de la sustitución Cayetano, que saludó en sus dos toros. No exento de valor ofreció buenas tandas de derechazos, hasta que el toro de Cuvillo se paró. Con el quinto un toro que pronto buscó las tablas decidiendo no embestir, Cayetano con voluntad lo intentó.
Ginés Marin que se presentaba, hizo el paseíllo con el capote de paseo de Manolete que el maestro llevó el día de su trágico final en Linares. Se mostró dispuesto e inspirado con un toreo ajustado, cortando oreja, recibiendo petición en el otro, un toro que sólo tuvo medio recorrido. Volvió a estar voluntarioso y a buen nivel entre los pitones. Tiene futuro.

Finito de Córdoba dejó su personalidad con el que abrió plaza de La Palmosilla, dejando para la memoria verónicas al compás, llenas de magia, duende y sabor. Una media de embrujo. Siguió el recital de torería con la muleta de trazo largo y hondo los muletazos , de exquisita calidad y naturalidad. Lo mejor de la tarde. El manejo de los aceros lo afearon todo. El segundo de su lote, al que se pasaron en varas, estuvo breve y con el público en contra, en medio de un gran enfado.

Hizo igualmente su presentación José Garrido. Su luminosidad manejando el capote, gustó desde que se abrió. Toreó clásico y puro el que interpreta el pacense. Meritoria su actuación ante un toro venido a menos. Paseó la oreja del sexto tras un labor valiente en terrenos de cercanía, frente a un animal de La Palmosilla deslucido y sin clase de La Palmosilla.

Capítulo ganadero.

Las reses de la ganadería de Yerbabuena, que dejaron mal sabor de boca, resultó “ amarga”, aunque bien presentadas, empujaron en varas, acordándose de su encaste Pedrajas, le faltaron casta. El encierro de Juan Pedro Domecq , en general bien presentados excepto el segundo bis, tuvieron nobleza y calidad, limitados de fuerzas. Destacaron en juego el mencionado segundo bis, por bravo y el primero por enrazado. Los Núñez del Cuvillo, en general bien presentados, pero bajos de raza y fuerzas. Los lidiados en tercer y cuarto lugar bis, tuvieron mas movilidad. La corrida de La Palmosilla, de buena presentación, de variados comportamientos. Faltos de clase en el último tercio. Destacaron en juego primero y segundo. De los tres de Cuvillo en el mano a mano con El Juli, no le gustaron ni a Morante ni al,público. Sin embargo los de Santiago Domecq ayudaron al triunfo de El Juli.

Este abono se ha mejorado un tanto, la presentación del ganado. Al menos han salido en el tipo y trapío que exige la Plaza Real. Parejos y armónicos, algunos no cumplieron esa exigencia.

Mención aparte merece Enrique Molina, matador de toros de El Puerto, que salió de sobresaliente de espada en el mano a mano. Ni Morante y menos El Juli, , le dieron opción para que se lucieron en un quite. Falta de compañerismo. En cambio Enrique Molina, realizó dos quites providencial a otros tantos subalterno en momentos de apuros. A eso se llama estar muy atento.

Larga nómina de saludos de buenos banderilleros. Juan Perea, Jesús Arruga , Domingo Siro , Iván García, José Antonio Carretero, , Juan José Dominguez, Mambrú, Alberto Zayaz, Antonio Manuel Punta, El Fini y Juan Montiel que reapareció, que estuvo extraordinario en la brega. El Picador José Antonio Barroso, picó fenomenal.

Otro apunte es reconocer y felicitar a la Asociación Asamblea Taurina de Cádiz, por su apoyo decidido, constante en defensa de la Fiesta, durante el abono. Buen trabajo que ha tenido masiva correspondencia del público y aficionados.

Luis Rivas Asencio

 




Últimas Opiniones

Dos buenos toreros para la memoria. (15 Septiembre 2017)
Paco Bocanegra en el recuerdo (13 Septiembre 2017)
Y Morante dijo ¡basta!......en el Puerto (12 Septiembre 2017)
Triunfal El Juli en el final del ciclo empresarial del abono de El Puerto (31 Agosto 2017)
Fin de Curso (25 Agosto 2017)
El abono de El Puerto al alza aunque con matices (24 Agosto 2017)
El Puerto y sus circunstancias; balance de una temporada (22 Agosto 2017)
Balance en claroscuro para la temporada taurina en El Puerto (21 Agosto 2017)
¿Hasta cuándo Morante? (14 Agosto 2017)
Triste aniversario (21 Julio 2017)


Subir