Sergio Pérez Aragón

Sergio Pérez Aragón

Cronista taurino

20 Julio 2015

El descanso del Guerrero

Imposible hacer una crónica al uso de la tarde del sábado en la Isla. Tarde de emociones, de sentimientos, de toda una vida profesional que te pasa como el vuelo de un halcón sin apenas darte cuenta. Ayer dos faenas imposibles de juzgar sin acordarse de la que empezó hace 46 temporadas en Barcelona, bañada ya en llanto por una primera alternativa frustrada, y finiquitada en su tierra, en su plaza, ante sus amigos, ante su gente y su pueblo también regada en lágrimas. Porque así se ha escrito una historia, sobre risas y llantos, sobre páginas de un libro que empezaban vacías en los primeros albores de la temporada y que poco a poco rellenaban líneas de gloria, pero sobre todo de dignidad, de esfuerzo, de nada tengo y poco que perder, de jugarte la vida a ver qué pasa y si algún empresario se acuerda de mí. Afortunadamente eran otros tiempos, y sí que se acordaban para repetirte cinco tardes consecutivas en la Feria de Bilbao, o dieciséis años consecutivos en la Feria del Toro de Pamplona, o a llevarte de triunfo en triunfo de Barcelona a Palma de Mallorca y de vuelta en el Ferry para repetir otra tarde y las que te vayas ganando.

1.428 corridas de toros con la de ayer. La mayoría de ellas para retirar a gran parte de escalafón en una sola tarde. ¿Y estar aquí para contarlo? ¿Nos parece poco? ¿Acaso alguien puede poner un “pero” a la carrera de este torero? Sin duda la historia pondrá a Francisco Ruiz Miguel en el sitio que le corresponde. Un torero que la mayoría de las tardes cambiaba muy a su pesar el arte por el valor sin llegar nunca a olvidarlo, guardado siempre en el esportón para cuando lo permitieran los toros.

Lo de menos, la deslucida corrida de Pereda “La Dehesilla”, el corte de coleta del maestro a la que se aferró hasta el último momento y la que casi no permite a su hijo cortársela. Qué más da Ruiz Miguel con coleta o sin coleta, de luces o de corto. Lo importante, las lágrimas que compartimos con sus hijos, con su esposa Lola, la grandeza de su mito, de su historia, de los amigos que deja, de recuerdos imborrables, de la Corrida del Siglo, de las 10 Puertas Grandes de Madrid, del último rabo en La Maestranza (y sé lo que digo), de las 100 de Miura, de las 89 de Victorino, de las 50 de Murteira, y qué se yo cuanto más.

Creo que Juan José Padilla y David Galván, muy por encima de sus toros, entregados por y para el maestro, sin olvidar el nivel de las cuadrillas, seguro me perdonaran sea Francisco Ruiz Miguel el protagonista de la tarde. Padilla está escribiendo su historia, Galván apenas lleva unas letras, Ruiz Miguel cierra una página importante del toreo escrita con sangre, esfuerzo, sudor y lágrimas. Los romanos fundaron Augusta Emerita para descanso de sus soldados. El Maestro no tendrá una ciudad, tiene toda la geografía taurina, que le quiere y le respeta, para reconocer el justo y merecido descanso del Guerrero. Gracias Maestro por tanta torería.

Sergio Pérez Aragón
 




Últimas Opiniones

Pepín Liria y el “tio” de la chistera. (13 Julio 2018)
Y a los dos años….regresó (30 Junio 2018)
Explosión de arte y torería en Ubrique (11 Junio 2018)
El día que David pudo con Goliat (08 Mayo 2018)
José Tomás reaparece en Las Palomas. Variedad en los carteles con la ausencia de David Galván (07 Mayo 2018)
Un paseo por la Antigua Escuela de Tauromaquia de Cádiz de la mano de la Asamblea Taurina gaditana (24 Marzo 2018)
Se veía venir (07 Marzo 2018)
El Puerto, un pliego que no ilusiona (26 Enero 2018)
Rafael Ortega en el recuerdo (21 Diciembre 2017)
Dos buenos toreros para la memoria. (15 Septiembre 2017)


Subir