Origen y Evolución del Toreo

Num. 25 Origen de la Fiesta de los Toros - Cronología Hístorica en España (Siglo XVI (1550-1564)

1550:

Rodrigo de Paz, caballero rejoneador salmantino, nacido hacia el año 1550, profesó el hábito de la Orden de Calatrava. Según Vañuelos y de la Cerda en su libro de Jineta, fue singularísimo en la suerte del garrochón.

Para precisar fechas, nombres y lugares del nacimiento exacto de las corridas de toros en México, cubriendo así la curiosidad de muchos lectores aficionados, señalaremos que le ilustre erudito don Nicolás Rancel, nacido en León (Estado de Guanajuato), consigna en su famosa obra: Historia del Toreo en México. Época Colonial, 1529-1821, que la primera corrida de toros que se realizó en territorio de Anáhuac fue el (13-08-1529), para festejar a San Hipólito, además del paseo del Pendón, en la Plaza Mayor de la ciudad de México, se instituyó oficialmente las corridas de toros.

Sin embargo, el también notable historiador e investigador mexicano don José de Jesús Núñez y Domínguez, encontró en otra obra editada muchos años antes, que la primera corrida históricamente se celebró el (24-06-1526), con motivo de las tradicionales Fiestas de San Juan Bautista. Esta diferencia en las fechas está narrada por el último historiador citado en su espléndida Historia y Tauromaquia Mexicanas, que fue editada el año 1944 por Ediciones Botas, transcribiéndose dicho relato en la página número 12. Así que, un día de San Juan Bautista arrancaron en México las corridas de toros.

En otra crónica se cita: “El miércoles (11-08-1529) un grupo de autoridades de alto rango, en solemne reunión, acordó que anual y en honor del señor San Hipólito, en cuyo día se ganó la ciudad de México, se corrieron siete toros y dos de ellos pasaron por a amor de Dios a los hospitales y asilos. Desde 1535 no hubo llegada de virrey nuevo sin varios días de corridas. Toros embolados y las cucañas divertían mucho a todo el mundo. Los alcaldes mandaban teñir de rojo las mantas para las fiestas. Unos capeaban y otros rejoneaban. Los virreyes, en su mayoría, también querían participar. Uno de ellos, don Luis de Velasco, gobernador desde 1550 hasta 1564, tomó el mando de la primera cuadrilla torera y fue la máxima autoridad pisando el coso con garbo y valentía. Un hijo suyo, también virrey, confirmó el dicho de que la dinastía de los Velasco, “lindos hombres a caballo”, tenía sangre torera.

En Perú, donde Francisco Pizarro llegó en 1532, se celebró la primera corrida de toros en 1538. En la familia del conquistador hubo algún rejoneador. En Colombia se dieron corridas de toros en honor de los obispos de Cartagena de Indias y Santa María, con ocasión de un Concilio, el (20-08-1583). En Venezuela se corrieron toros en Caracas desde enero de 1573. En Cuba se dieron corridas en 1538, siendo muy populares la de Santiago; en La Habana la primera corrida se celebró en honor de San Cristóbal en 1569. Hubo durante algún tiempo más plazas en La Perla de las Antillas que en todo el territorio mexicano. El decreto de un sargento yanqui, ascendido a graduación superior, prohibió las corridas en Cuba desde 1898. En Chile los festejos datan de 1555. En Ecuador desde 1549 por los menos. En Guatemala desde 1557, aunque ya en el acto de fundar la primera ciudad de Santiago de los Caballeros, el (22-11-1527), se acordó conmemorar las fiestas del santo patrono con toros cuando los hubiere. Éste es, a grandes trazos, el origen de las corridas de toros en la América Española.

Al parecer, aunque ya venían matando los caballeros rejoneadores los toros a cuchilladas, el dato más concreto se nos ofrece con motivo de la intervención de:

Don Gómez de Figueroa, caballero rejoneador que actuaba como tal entre los años 1550 a 1560. De él hace mención Vañuelos y de la Cerda en su Libro de Jineta, como destrísimo en dar cuchilladas a los toros desde el caballo. “En Sevilla, en los casamientos del rey don Felipe II, mató más de dos toros a cuchilladas.” Debe tratarse del casamiento de Felipe II con Isabel de Valois, hija de Enrique II, rey de Francia y de Catalina de Médicis, princesa de Francia y después Reina de España. Doña Isabel nació en Fontainebleau y murió en Madrid (1546-1568). Después de haber sido la prometida del infante Carlos, hijo del Felipe II, se casó con éste en 1559. Por coincidir la boda con la firma del Tratado de Cateau-Cambresis (Paz de las Damas), que ponía fin a las guerras entre España y Francia, se la llamó Isabel «de la Paz». Murió al nacer su tercer hijo. Fue madre de las infantas Isabel Clara Eugenia y Catalina Micaela. La leyenda ha utilizado la personalidad de Isabel de Valois para ensombrecer injustamente la figura de Felipe II.

*En la temporada de 1593 volvieron a celebrarse corridas de toros en la Ciudad de Zacatecas (México), según el historiador zacatecano Elías Amador: “Ordenase por auto de Cabildo –dicho año- que para la fiesta de la Virgen Patrona, el (08-09-1593), se hicieran cuantas demostraciones de público júbilo pudiera imaginarse.” Con este motivo se previno que hubiera corridas de toros. Y el historiador agrega: “…las primeras que de tan bárbaro espectáculo, se verifican en esta Ciudad”, afirmación que no parece cierta, ya que en 1559 se corrieron toros en Zacatecas.”

1564:

Desde el siglo XVII las noticias que se tienen del Urus (el uro o aurochs) (1), toro silvestre de Alemania, son sumamente inseguras, a consecuencia de que, en muchos casos, se le confundía con el bisonte; en la actualidad la especia está completamente extinguida. Se trataba sin duda de un animal muy fiero e irascible, y veloz en la carrera; entre los antiguos germanos su caza era considerada como la más honrosa, por los peligros que la acompañaban. Sabemos que a lo largo de la Edad Media se comía su carne… En los parques reales se tenía entonces el aurochs en cautividad, y se le cruzaba con vacas domésticas, si bien parece, lógicamente así debió ser, los híbridos no eran tolerados por los aurochs puros en sus hatos. Las hembras híbridas, procedentes de dichos cruces, eran fecundadas, pero por lo general, sólo daban a luz terneros muertos. Sin embargo, parece indudable que algunas razas de los actuales bueyes domésticos descienden del aurochs, tales son, por ejemplo, las razas de cuernos largos y gruesos (2) que se encuentran en el sur de Rusia, Hungría, Estiria, etc, y algunas otras.

(1) Tanto el nombre de “taurus”, como el de “Bos” (buey), proceden del griego, así como el de “Urus” (apo ton orén), es decir, de los montes.

(2) Tenían según parece tan desarrollado los cuernos que se hacían con ellos, para las mesas regias, gerulas, o sea, recipientes para vino.

Para Luis Pericot existe la posibilidad de que en nuestra Península, como tierra de paso entre uno y otro Continente (“caravan sereil”) atrajera al toro del Norte y del Sur, sobre todo pensando que en estrecho de Gibraltar estaba ya abierto a fines del Terciario en que antes pudieron suceder tales migraciones, época en que predominaron los mamíferos y grandes carnívoros sobre los demás órdenes de animales. Las sucesivas variaciones climáticas del Cuaternario acabaron por establecer las diferencias, con las que ya aparecen en las diversas pinturas rupestres. Ciervos, caballos, cabras y los ancestros de nuestros toros de lidia se alimentaron de los mismos pastos, como ha sido descubierto en el estudio de los restos de alimentos vegetales encontrados a la entrada de las cuevas.

Según Uriarte, “fue en los terrenos cuaternarios donde aparecieron los restos fósiles de cabras, rebecos y bisontes, de uro o forma primitiva del toro de nuestros dìas. Ese uro o toro salvaje del período neolítico, que algunos países subsistió a lo largo del siglo XVII, es el que se considera como el único ascendiente de todas las razas actuales de toros; las demás especies del género Bos no pasarían de ser raza o subespecies de la forma ancestral del Bos taurus primigenius.”

Por lo que a las reses bravas respecta, la necesidad de cazarlos o alancearlas para alimentarse con su carne y con la leche de las hembras, usar sus pieles y servirse de su fuerza como elementos de trabajo, nos puso en el obligado camino de lidiar con ellas; y, como dice López Izquierdo, “al adquirir la caza caracteres de combate, la bravura y la nobleza –particularmente considero que aquellos primitivos uros no tenían nobleza alguna, ya que esta ha sido consecuencia de una prolongada selección y, por otro lado, más que bravos eran extraordinariamente agresivos, por lo que consideramos hoy como “bravura”, es también fruto de una depurada selección, siendo el toro bravo y noble de hoy un animal más bien de laboratorio- de tan incomparable animal como es el toro, su ciega acometividad para la pronta embestida y su falta de malicia y astucia para dejarse engañar, debió ser lo que sugirió al hombre la idea de sortearlo de algún modo, lo que a la par le fue enseñando a defenderse así de él hasta dominarlo y vencerlo…”

Hace dos mil años Julio Cèsar describió así al uro: “La tercera raza (que hay en la selva Hercinia, Germania, a orillas del Danubio) es de los que llaman uros, los cuales vienen a ser algo menores que los elefantes: la catadura, el pelaje, la figuras, de toros. Es grande su bravura y ligereza. Sea hombre o bestia, en avistando el bulto, se tirana él. Mátanlos cogiéndole en hoyos con trampas. En México se alanceaban los mamuts cuando estaban con sus patas sumergidas en las hoyas pantanosas existentes alrededor de la “Gran Laguna”. Con tal afán se divierten los jóvenes, siendo este género de caza su principal ejercicio; los que hubiesen muerto más de éstos, presentando por prueba los cuernos al pueblo, recibían grandes aplausos. Pero no es posible domesticarlos ni amansarlos, aunque los cacen de chiquitos. Su tamaño, figura y encaje de sus cuernos se diferencia mucho de los de nuestros bueyes.”

“El toro primigenio, o uro –escribió Ortega y Gasset-, desapareció como especie viva durante la baja Edad Media. Sin embargo, a comienzos del siglo XV perdura en los bosques de Lituania lindantes con Prusia.” “Dos siglos después, según el doctor Otto Antonius –quedaban aún unos cuantos individuos supervivientes en Polonia, a saber: en el gran bosque llamado Jaktorowka, a cincuenta y cinco kilómetros por el sudoeste de Varsovia. Este bosque fue el último refugio del uro… En 1564 vivían en dicho bosque 38 uros, de ellos, ocho machos adultos y tres jóvenes; 22 vacas y cinco terneras. En 1599 había descendido su número a 24 animales; y en 1604, a cuatro. En 1620 no quedaba más que una vaca, la cual probablemente fue el último ejemplar de su especie, que sucumbió en 1627.

Y proseguía Ortega y Gasset: “Es inconcebible que siendo tan reciente la desaparición completa –según Antonius- de este animal no constase en la conciencia pública y en los hombres de ciencia europeos cuál era su figura y tuviera que seguir la imaginación elaborando sus fantasmagorías. La cosa es aún más extraña si se advierte que Segismundo, barón de Hervestein (1486-1566), embajador de Carlos V y de su hermano Fernando, había descrito bastante bien al animal en su libro Rarum moscovitarum comentarii, e incluso publicaba grabados representándolos. Los grabados son toscos y tal vez sólo un español que los vea pueda reconocer bien lo que quieren figurar.

Así andaba el asunto, cuando a comienzos del siglo XIX el zoólogo inglés H. Smith encontró en un anticuario de Augsburgo cierto cuadro que representaba un bovino de fina y grande cornamenta. En una esquina del cuadro se leía la palabra “Tour”, que es el nombre polaco del uro. La comparación de esta figura con los restos óseos del animal se conservaban como resultado completa coincidencia. Sin embargo fue preciso esperar el estudio de M. Hilzheimer sobre el aspecto del uro para que quedase plenamente establecido que el cuadrito de Augsburgo era el retrato de uno de los últimos ejemplares, tal vez del postrer superviviente de toro primero o primigenio.

Sobre el enigma del referido cuadro, hay un pasaje de una carta de Leibniz en la que nadie ha reparado. Escribiendo en 18-10-1712 a su corresponsal Th. Burnett, de quien recibe y a quien envía noticias sobre los nuevos libros, dice: “No he visto aún la nueva ediciòn de Julio César, pero soy yo quien envío a los editores el retrato del urus, porque interesé al rey de Prusia en que los hiciese hacer del natural sobre el que tiene en Berlín. El urus, del que Julio César habla, no es un oso, sino una especie de toro de un tamaño y una fuerza extraordinarios; en alemán se le llama aurochs.”

Para el matador Domingo López Ortega, amigo del Ortega y Gasset, éste escribió un Añejo titulado: “Enviando a Domingo Ortega el retrato del primer toro”, que figura, cerrando marcha, en el librillo del Ortega borojedo (de Borox) titulado “El arte del toreo.” En este ensayo trata de justificar Ortega que el retrato de un bóvido hallado por Halminton Smith en ujna tienda de Augsburgo, y reproducido en 1827, es la “instantánea”, la auténtica figura del precursor del actual toro de lidia.

En “Diario 16” de 15-05-1984, Aurelio Pérez trató el asunto del uro, y dejò escrito: “
 


Subir