Noticias

Zotoluco triunfa y Silvetti se jugó la vida

Eulalio López

Zotoluco triunfa y Silvetti se jugó la vida

04 Noviembre 2013

México, D.F.- 3 Nov. Plaza México. Segunda corrida de la Temporada Grande. Media entrada (unas 21 mil personas) en tarde agradable que terminó con lluvia a partir del 6o. Cuatro toros de Julián Hamdan (dos devueltos por anovillados), y dos de Celia Barbabosa (3o. y 4o., sobreros sustitutos), algunos flojos y descastados en su conjunto.




Eulalio López "Zotoluco" (berenjena y oro): Oreja con petición y palmas.
Morante de la Puebla (obispo y oro): Palmas y palmas tras aviso.
Diego Silveti (verde esperanza y oro): Silencio y ovación.

Incidencias: Destacaron en la brega Rafael Acosta y Diego Bricio, que además saludó en banderillas, lo mismo que Cristhian Sánchez.



Un poderoso trasteo, maduro, templado y asentado, de primera figura del toreo, fue el que demostró Eulalio López El Zotoluco con el único toro que se dejó de Julián Hamdan dentro de la segunda corrida de la Temporada Grande.

La gente en la Plaza México coreaba alegre los lances de gran calidad rematados con una media, admiraba la soberbia faena de muleta a Tres Setenta y Tres, toro que acusó debilidad pero que tenía calidad y al que llevó con pases templados por el lado natural, un cambiado quedándose muy quieto e intercalando los lados en tandas soberbiamente aplicadas con la muleta a media altura.

Este poderoso trasteo vio su culminación con un estoconazo de rápidos efectos, mismo que hizo rodar sin puntilla a su enemigo y que le valió la única y solitaria oreja de la tarde.

Luego, y ante las fuertes protestas del público, el juez Gilberto Ruiz Torres tuvo que devolver a su segundo para que saliera un astado de Celia Barbabosa que resultó soso, deslucido, parado y rajado, y en el que fue silenciado al término de su labor.

José Antonio Morante de la Puebla se las entendió con un primer ejemplar débil y manso, donde sobresalieron los lances con el percal y breves instantes del arte que atesora en la muleta, pero con el que abrevió para retirarse en silencio.

En el quinto, otro astado débil, parado y fuertemente protestado, vivió momentos con el capote, suaves derechazos que tuvieron respuesta en los tendidos y otros naturales de perfecta manufactura, pero la faena perdió emoción y terminó por escuchar un aviso.

Por su parte, Diego Silveti contempló impotente el regreso del tercero de la tarde ante las airadas protestas. Lidió uno de Celia Barbabosa, rajado y deslucido para oír breves palmas y consciente del importante compromiso, en el sexto se jugó alegremente la vida, lanceó por mandiles y quitó por gaoneras.

Tanda de naturales, dosantina seguida de un trincherazo, arrucina precedida del desdén y, hombros, muslos y costados, fueron puestos como carnada para que la gente le respondiera con gritos de: “¡Torero, torero!” y una ovación de pie.
Desafortunadamente, pinchó y le aplaudieron con fuerza al pasaportar al burel.

Los toros de Julián Hamdan salieron disparejos en presencia, acusaron debilidad y sosería, salvo el de Zotoluco que en términos generales se dejó, mientras los de Celia Barbabosa, de buena presencia, fueron sosos, malos y deslucidos.

economista.



 






Últimas Noticias

Sevilla y Madrid, cimientos de cristal de otra temporada cogida con alfileres
Incontestable triunfo de Emilio de Justo en Almendralejo (Badajoz)
Festejos a emitir por televisión
La Movida Andaluza
Gran faena de Luque, dos orejas en Morón, y Marín, una de un toro de Miura en la corrida del Domingo de Ramos
Matilla anuncia para mayo atractivas ferias en Vistalegre, Jerez y Valladolid
Recital al natural de Curro Díaz en Herencia
oreja a Ragfaelillo y Lamelas en Jaén
Ginés Marín lanza su imagen de campaña para la temporada 2021
La reaparición de Manuel Díaz “El Cordobés” se retrasa al 17 de abril
Gran dimensión de Carlos Aranda, a hombros con Diego García, en Ossa de Montiel
Gran actuación de Esaú Fernández en Ossa de Montiel
La Junta de Andalucía estudia una línea de ayudas adicional a la ganadería brava
Tauromaquia, Progresismo, Libertad.
Dos orejas para David de Miranda y ovaciones para Diego Urdiales en Ubrique



Subir