Noticias

La única oreja para Leandro en Vistalegre

La única oreja para Leandro en Vistalegre

20 Febrero 2010

Palacio Vistalegre.20 Febrero. Menos de media plaza. Plaza cubierta, iluminación tenue. Seis toros de Luis Algarra. Corrida cinqueña, bien hecha, en tipo. Dieron buen juego tercero, cuarto y sexto.

El Cordobés, de añil y oro, silencio y saludos.
Rivera Ordóñez, de mahón y oro, saludos en los dos.
Leandro, que sustituyó a Jesulín de Ubrique, de verde aceituna y oro, oreja tras un aviso y saludos tras un aviso.


 



Una lesión en el brazo izquierdo dejó a Jesulín fuera de combate el pasado viernes por la mañana y se pospuso así su reaparición, anunciada para ayer en Carabanchel. La lesión se produjo, según versiones oficiosas, durante una tarea campera. Estaban arreglando en un mueco un toro que Jesulín iba a matar en su finca. En un cabezazo el toro aprisionó el brazo. Un parte médico remitido desde una clínica de Ubrique anunciaba que la lesión iba a conllevar una baja de dos a tres semanas. Ni la lesión ni sus circunstancias ni el parte médico han podido con la incredulidad general. La noticia de la reaparición no había trascendido ni se había hecho apenas publicidad de ella. Sólo se habían vendido tres mil entradas, un cuarto del aforo del Palacio Vistalegre. La reaparición será, por tanto, en Castellón el primer domingo de marzo.
 

CRÓNICA DEL FESTEJO


Pospuesta la reaparición de Jesulín, la corrida de Carabanchel perdió su mayor gancho. Tres toros buenos de un hermoso lote de Algarra. Leandro, piunturero y airoso
En tipo, cuajada y bien rematada una corrida cinqueña de Algarra. Cortos de manos, bajos de agujas, con seriedad suficiente los seis toros del envío. Cada uno vivió suerte distinta. Noble un primero más pronto que codicioso. Metió los riñones en el caballo. Se sentó dos veces. Flojo, bondadoso. Lances seguros de El Cordobés: delantales. Sencilla una pelea sin enemigo. Asido El Cordobés al lomo en muletazos inacabados. Un desplante jacarandoso.

Dos estrellones contra un burladero cobró de salida el segundo, aleonado, de poderoso cuello. Fino el trazo de Rivera a la verónica. Mejor el dibujo que el asiento. Cabezazos del toro en una vara que le dolió. En un nuevo remate, se despuntó un pitón el toro, que, claudicante, llegó a sentarse dos veces. Suave el final cuando el toro, tan rebrincadito, acortó viaje y escarbó. Oficio de Rivera, muy fácil. Incluidos tres pares de banderillas cuarteados y bien reunidos.

Hondo y astifino, el tercero fue más toro que los demás. Preciosas las hechuras. Seria la conducta. Se empleó en el caballo. Lo castigó en puyazo bueno Rafael Sauco. Leandro, aupado al cartel como sustituto de Jesulín, se embraguetó en los lances de saludo, celebrados, y repitió en un quite formal de dos verónicas y larga desigual. Pronto en banderillas, el toro tenía alegría. Ganas de venirse. Un volatín en toda regla estuvo a punto de malograrlo al tercer viaje. Resistió. Airosa y ligera una faena de Leandro más de acompañar que de poder o templarse. Feliz un final de cosas sueltas bien dibujadas: dos ayudados por alto, una trinchera, un oblicuo desplante. Ahí apareció la sensibilidad del torero de Villafranca de Duero.
Se movió mucho el cuarto, pero perdió las manos al salir de una vara. Muy apañado El Cordobés con el capote: sitio en los lances de recibo de manos altas, media envuelta en un recorte, un raro quite por chicuelinas a la antigua. Y una faena que, abierta con cuatro muletazos de rodillas dos cambiados y un molinete, tuvo su trasiego y su velocidad, la comodidad relativa de los cites en uve y encima. La propina de una tanda de saltos de rana. Con su corriente de vértigo. Público contento. El público de El Cordobés. Insegura la espada: la muerte al tercer viaje.

El quinto lucía en pecho y barba el pelo del invierno. Una larga cambiada de Rivera en el saludo. Brusco el estilo del toro, que, pagando un puyazo muy trasero, embistió a perdigonazos, a golpes, casi topando. Fue el único de los seis que se paró. El de peor nota. Rivera, dispuesto sin más, cobró al segundo viaje una gran estocada a volapié.

Muy abierto de cuerna, escurrido, de línea distinta a la de los cuatro primeros algarras, el sexto humilló más que ninguno. Sólo el fondo justo. Leandro brindó a Manolo Lozano, taurino de calibre. Una segunda tanda con cite en la distancia y firme aguante fue el gran momento de la tarde. No tuvo continuidad, se quedó en chispazo. Le costó a Leandro acomodarse. O templarse con los viajes del toro, desplazado más de la cuenta. Se fue desinflando todo poco a poco.

Colpisa - Barquerito
 



 






Últimas Noticias

El Rey de los toreros: Joselito en la poesía (y VII)
El Rey de los toreros: Joselito en la poesía (VI)
El mundo del toro exige la dimisión de Uribes
El Rey de los toreros: Joselito, y “su” música (V)
Antonio Bañuelos, nuevo Presidente de la Unión de Criadores de Toros de Lidia
El Rey de los toreros: Joselito, su mausoleo (IV)
Presentado el programa de las escuelas taurinas de Andalucia
El Rey de los toreros: Joselito, torero de Oro (III)
El Rey de los toreros: Joselito, biografía (II)
Entrevista al matador Jorge Martinez "Paquiro"
El Rey de los toreros: Joselito, biografía (I)
Carta abierta de Victorino Martín a Pablo Iglesias, Vicepresidente del Gobierno
La pandemia congela 73 años de historia de la feria de San Isidro
#QueSueneGallito, una original iniciativa en memoria de este histórico torero
San Isidro 2020, una feria sin toros, sin toreros y sin público



Subir