Noticias

La juventud deja su huella en el triunfal festival del Club Taurino de Bilbao

La juventud deja su huella en el triunfal festival del Club Taurino de Bilbao

04 Octubre 2019

Bilbao. Dos novillos de Garcigrande (1º y 4º), otros dos de Toros de Cortés (5º y 6º), uno de Victoriano del Río (2º), otro de Domingo Hernández (3º) y un último de Alcurrucén (7º), aceptablemente presentados y de buen juego en líneas generales.



 

 

 Enrique Ponce, ovación.

Diego Urdiales, ovación.

Cayetano, oreja.

Pablo Aguado, oreja.

Juan Leal, dos orejas.

Luis David, dos orejas.

El novillero Tomás Rufo, oreja.

La plaza registró casi media entrada, en un festejo donde todos los fondos recaudados van destinados a la Santa y Real Casa de Misericordia de Bilbao.

 

Un total de siete orejas se cortaron hoy en la 66 edición del tradicional festival benéfico del Club Taurino de Bilbao, en una tarde en la que brillaron especialmente los más jóvenes, sobre todo el francés Juan Leal y el mexicano Luis David, que desorejaron a sus respectivos novillos.

 

Ponce cuajó una elegante faena al que abrió plaza, un novillo manejable de Garcigrande, al que el valenciano toreó a placer sobre ambas manos. La falta de contundencia con los aceros le privó de tocar pelo.

 

Algo parecido le pasó a Urdiales con el segundo, de Victoriano del Río, con la diferencia que éste fue un animal más medido. El riojano le robó pases inmaculados, mejor si cabe al natural, pero el deficiente uso de la tizona le hizo perder premio.

 

Cayetano fue todo entrega frente al tercero, un muy buen novillo de Domingo Hernández al que toreó con mucha variedad con el percal y al que inició faena de rodillas para continuar toreándolo con notable elegancia por los dos pitones. La estocada viajó a la primera y para él fue la primera oreja de la tarde.

 

Otro trofeo paseó Pablo Aguado del "garcigrande" que hizo cuarto, al que cuajó una faena salpicada de destellos de gran aroma y torería y en la que llegó a ser volteado, por fortuna, sin mayores consecuencias.

 

El que se encargó de encender la traca de verdad fue el francés Juan Leal, que no se guardó nada delante de un utrero de Toros de Cortés que también contribuyó a la emocionante labor que diseñó el joven galo, valiente y variado de principio a fin, tanto que, tras la estocada y un descabello, fue premiado con las dos orejas.

 

Con la tarde totalmente descorchada llegó el turno de Luis David, que instrumentó una faena rotunda y muy bien hilvanada a otro toro de Cortes de excelente comportamiento. Labor de ritmo creciente y con recursos también a modo que acabaron por convencer a una benévola parroquia sumida en una fiesta total. Dos orejas para él.

 

Cerró la tarde el novillero Tomás Rufo, que entró a última hora en el cartel gracias a su triunfo del pasado fin de semana en Madrid. Y el toledano volvió a demostrar que es uno de los jóvenes llamados a revolucionar el cotarro merced a una faena de muy buena firma ante un ejemplar de Alcurrucén que también se prestó a ello, y al que acabó cortando una oreja. EFE

 



 






Ăšltimas Noticias

El Mundo del Toro realizó un simbólico “paseíllo reivindicativo” en Jerez
Alejandro Morilla torea un novillo en la ganadería Hnos.Lavi
Exitosa campaña taurina de recogida de alimentos en El Puerto
Uribes reconoce que se tendrán que mejorar los criterios para la vuelta de los festejos taurinos
Los criadores de toros exponen al rey el efecto "devastador" de la pandemia
La Escuela de Tauromaquia de la Diputación de Badajoz reanuda su actividad
Apoyo firme de la Junta de Andalucía a la Tauromaquia
El sector taurino se reúne con el Presidente de la Junta de Extremadura
El Rey de los toreros: Joselito en la poesía (y VII)
El Rey de los toreros: Joselito en la poesía (VI)
El mundo del toro exige la dimisión de Uribes
El Rey de los toreros: Joselito, y “su” música (V)
Antonio Bañuelos, nuevo Presidente de la Unión de Criadores de Toros de Lidia
El Rey de los toreros: Joselito, su mausoleo (IV)
Presentado el programa de las escuelas taurinas de Andalucia



Subir