Noticias

Otro fiasco "torista" en el anunciado y vacío "desafío ganadero"

Otro fiasco "torista" en el anunciado y vacío "desafío ganadero"

07 Junio 2018

Madrid. Tres toros de Pallarés, de muy desigual presentación, desde el basto y voluminoso sexto al vareado y cornalón cuarto; todos descastados y a la defensiva: dos de Rehuelga (1º y 3º), de más finas hechuras y con buen fondo, en especial el tercero, que tuvo con un punto más de raza y fuerzas; y un sobrero de José Luis Marca (5º), sustituto de uno de Pallarés devuelto a los corrales, feo y descastado.



Iván Vicente, de rosa y oro con remates negros: estocada trasera (ovación); pinchazo y estocada caída (silencio tras aviso).

Javier Cortés, de verde manzana y oro: estocada delantera (ovación); tres pinchazos y estocada baja (ovación).

Javier Jiménez, de corinto y oro: estocada atravesada y estocada contraria (silencio); dos pinchazos y estocada perpendicular (silencio).

Cortés fue atendido en la enfermería de "un puntazo en la cara interna tercio medio del muslo izquierdo y una contusión en el carpo derecho, de pronóstico reservado".

Entre las cuadrillas, destacaron los picadores Héctor Vicente y Agustín Romero, en los tercios de varas de cuarto y sexto. Con las banderillas, hubo un excelente par de Jesús Robledo "Tito" también al cuarto.

Trigésimo festejo de abono de la feria de San Isidro, con algo más de medio aforo cubierto (13.687 espectadores, según la empresa), en tarde nublada.

La corrida de hoy de la feria de San Isidro, anunciada pomposamente como un "desafío ganadero" entre las divisas de Rehuelga y Pallarés, se quedó prácticamente en nada una vez que, salvo el fino tercero, los toros iban dando un juego descastado y a menos, tanto en varas como en el último tercio.

De todas formas, el "marketing" de la empresa, tan cogido por los pelos y desmedido ante la escasa fama de amabas ganaderías, no logró cubrir más que la mitad del aforo de una plaza donde, en un ejercicio de artificioso torismo, se pintaron unas rayas añadidas a las habituales para graduar la distancia a la que los toros debían acudir a los caballos.

Y si es verdad que algunos se arrancaron de largo, otra cosa es lo que hicieron debajo del peto, al sentir el hierro de la puya, que es cuando realmente se debe medir la bravura de un toro. Porque ahí todos "cantaron" su falta de raza, soltando cabezazos, sin empujar, doliéndose al castigo o saliendo sueltos con más o menos discreción.

Todos menos uno, que fue el tercero, un cárdeno de solo 475 kilos -el zambombo sexto dio en la báscula 150 más- que quizá por ello, por estar en la hechura y el peso más adecuado para su encaste Santa Coloma, fue el único que metió los riñones con los pitones bajo los faldones del peto.

Con el hierro de Rehuelga -divisa que solo pudo lidiar dos de los tres anunciados-, este "Mulerito" tuvo también una buena condición ante la muleta, embistiendo con mayor nobleza y entrega, aunque sus medidas energías aconsejaran un trato más templado y de mejor pulso que el que le dio el voluntarioso Javier Jiménez, que solo al final del trasteo acabó dando con la tecla.

No pudo conseguir nada más el sevillano con el basto y fofo sexto, del mismo modo que tampoco pudo sacar mucho en claro de su lote el madrileño Javier Cortés, que volvía a Las Ventas después de su excelente actuación del día 2 de mayo.

Aquel día resultó herido Cortés, igual que hoy, solo que esta vez todo se quedó en un puntazo tras una aparatosa voltereta de la que cayó de cabeza contra la arena, propinada por el feo y desclasado sobrero de José Luis Marca cuando le sorprendió desprevenido al hilo del pitón.

El director de lidia, Iván Vicente, protagonizó la actuación más compacta. Primero, con un noble ejemplar de Rehuelga, flojito y descoordinado, al que "sobó" hasta asentarlo y ayudó a que desarrollara su buen fondo. Y como premio a su paciencia y sutileza obtuvo tres ligadas y más que estimables series de naturales, aunque poco valoradas por el público.

Con el cuarto, un toro flaco y cornalón de Pallarés, el madrileño se esmeró en que el animal luciera en varas, dejando que se arrancara de largo al caballo que montaba su hermano Héctor.

Y así fue como los aficionados tomaron por bueno a un ejemplar que, en realidad, no peleó con entrega ni entonces ni ante la muleta, a la que acudió sin humillar, sin que tampoco se tuviera en cuenta la solvencia, e incluso el buen gusto, con que Vicente le sacó más incluso de lo que tenía. EFE
 



 






Últimas Noticias

"El Toreo de Manili" charla coloquio en El Puerto
Nuevo éxito de Ventura en México
Garibay, a hombros en la Monumental de México
Padilla abre la puerta grande en su despedida de Acho
La peña gaditana El Albero de Conil a las puertas de su XXV aniversario
San Fernando acogio el último tentadero de las escuelas de Cádiz
El Club Taurino El Rabo celebró un coloquio sobrela ganadería de Torrealta
El Zapata sale a hombros en Irapuato, Armillita y Andy Cartagena, oreja
Sergio Flores se lleva el mano a mano en Tlaxcala
Román indulta a hombros con Toñete en Riobamba (Ecuador)
Ferrera y Angelino a hombros en Tlaxcala
Se dispara la expectación por Diego Ventura en México
Novilleros admitidos en el Bolsín Taurino de Ciudad Rodrigo
Alberto García y Dávila Miura, nuevos apoderados de Rubén Pinar
San Fernando acoge el último tentadero práctico del Encuentro Provincial de Cádiz



Subir