Noticias

Los toros de Alcurrucén destacan sobre la terna extremeña de la beneficencia

Los toros de Alcurrucén destacan sobre la terna extremeña de la beneficencia

06 Junio 2018

Madrid. Seis toros de Alcurrucén, de excelente presentación y finas hechuras, también variados de pelo. Aunque mansearon en varas, casi todos ofrecieron juego en el último tercio, en especial los lidiados en quinto y sexto lugares, que tuvieron clase y profundidad.



Antonio Ferrera, de grana y oro: estocada delantera y dos descabellos (ovación tras dos avisos); dos pinchazos, estocada caída y cuatro descabellos (silencio tras aviso).

Miguel Ángel Perera, de gris tórtola y oro: metisaca caído, estocada desprendida y cinco descabellos (silencio tras aviso); estocada y tres descabellos (silencio tras aviso).

Ginés Marín, de azul y oro: pinchazo y estocada (oreja); pinchazo y estocada trasera tendida (silencio).

Entre las cuadrillas, en tarde de abundantes desaciertos, destacaron Guillermo Marín, picando al primero, y Javier Ambel, banderilleando al segundo.

EL Rey Juan Carlos I presidió la corrida desde el Palco Real, acompañado de las Infantas Elena y Pilar y del presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido. Al final del festejo los tres toreros entregaron al rey emérito los machos.

Corrida de Beneficencia (incluída en la feria de San Isidro, aunque fuera de abono), con lleno en los tendidos (23.289 espectadores, según la empresa), en tarde de tiempo inestable, con viento y fresco durante la lídia de los tres últimos toros.

El buen juego de varios de los ejemplares de la fina corrida de la divisa de Alcurrucén brilló por encima de la actitud conservadora de la terna de toreros extremeños que actuó hoy en la tradicional Corrida de Beneficencia, presidida desde el palco de honor de Las Ventas por el Rey Juan Carlos I.

Hubo, pues, más toros que toreros en este clásico festejo que, en otro tiempo, se consideraba el de mayor categoría de la temporada madrileña y que por ello contaba siempre con la presidencia del Jefe de Estado.

En esta ocasión el cartel se cerró con una terna netamente extremeña, y más concretamente de Badajoz, que alternaba veteranía y juventud. Solo que, más allá de su experiencia, la actuación de los tres espadas estuvo marcada por un común conservadurismo y una técnica especulativa que les impidió apurar las opciones de faena de, al menos, cuatro de los ejemplares.

Y es que la corrida de Alucurrucén, pareja en sus finas y perfectas hechuras, variada de pelajes y armónica de tipos y de cornamentas, marcó en distinto grado tanto los defectos como las grandes virtudes de su encaste Núñez.

La parte negativa, aunque no tan decisiva en el resultado final, fue su típica salida "fría", yéndose sueltos de los primeros embroques y de los caballos, sin empujar ante el castigo. Aun así, sangraron mucho los seis ejemplares gracias al acierto de los piqueros, lo que no fue óbice para que, cuando tocaban a matar, casi todos sacaran a flote la calidad de las embestidas que también es propia de su sangre.

Si con tantas y tan claras posibilidades de triunfo solo Ginés Marín, el más joven de la terna, consiguió cortar una oreja, de escaso peso específico, se debió a que tanto él como sus compañeros no aplicaron la mejor fórmula, la de la entrega y el toreo de mando con los vuelos de la muleta, para que fluyeran esas embestidas largas y entregadas que marcaron los ejemplares de Alcurrucén.

Muy al contrario, Miguel Ángel Perera, por ejemplo, se colocó muy en corto, con la muleta tapándole la vista a sus enemigos y sin sutileza en los toques, para recetar solo medios pases empalmados entre la indiferencia del tendido. Si ese planteamiento no fue problema ante el apagado segundo, en cambio resultó el gran error que le impidió cuajar como merecía al precioso y excelente quinto.

Al joven Marín le cupo en suerte un lote de triunfo grande, o al menos de mayor repercusión que esa oreja "de beneficencia" que le pidió un público tan amable como es costumbre en este tipo de corridas.

La faena premiada fue la que le hizo al tercero, un toro retinto de gran nobleza pero de medido fondo. Aun aseado y estético, el extremeño no llegó a apurar en todo su trazo esas contadas embestidas de calidad. En cambio, se dilató con el sexto con docenas de pases cortos y ligeros, sin poso alguno, aunque el animal fue atemperando su bravo ímpetu inicial hasta llegar a tomar el engaño con mucho temple.

Por su parte, Antonio Ferrera no pasó de la corrección formal ante un primero con temperamento pero, que, bien conducido y sometido, resultó muy manejable por el pitón izquierdo, mientras que, entre la dificultad añadida del viento que comenzó a soplar entonces, apenas si dejó ver la condición, buena o mala, que encerraba el cuarto. EFE

 



 






Últimas Noticias

Nuevo éxito de Ventura en México
Garibay, a hombros en la Monumental de México
Padilla abre la puerta grande en su despedida de Acho
La peña gaditana El Albero de Conil a las puertas de su XXV aniversario
San Fernando acogio el último tentadero de las escuelas de Cádiz
El Club Taurino El Rabo celebró un coloquio sobrela ganadería de Torrealta
El Zapata sale a hombros en Irapuato, Armillita y Andy Cartagena, oreja
Sergio Flores se lleva el mano a mano en Tlaxcala
Román indulta a hombros con Toñete en Riobamba (Ecuador)
Ferrera y Angelino a hombros en Tlaxcala
Se dispara la expectación por Diego Ventura en México
Novilleros admitidos en el Bolsín Taurino de Ciudad Rodrigo
Alberto García y Dávila Miura, nuevos apoderados de Rubén Pinar
San Fernando acoge el último tentadero práctico del Encuentro Provincial de Cádiz
Antequera acogerá la VI Capea Solidaria organizada por Jiménez Fortes



Subir